¿Por qué parto natural en un mundo de cesáreas?

La decisión entre parto natural y cesárea se basa en ocasiones en intereses ajenos al bienestar de la madre y del bebé. Las causas son diversas: intereses económicos, comodidad, saturación en servicios públicos de salud, así como la falta de información objetiva por parte de las mujeres y sus parejas respecto a las opciones que hay al dar a luz.

 

De acuerdo con algunas mujeres el concebir un hijo de forma natural puede ser un proceso difícil y doloroso, por lo que las futuras mamás eligen una intervención quirúrgica para evitar las molestias que el parto conlleva. Lo que es un hecho, es que si existe una complicación y se requiere realizar una cesárea, los riesgos de la operación son justificados y por consecuencia pasan a ser secundarios. Sin embargo, si esta se realiza sin justificación médica, se pueden exponer al bebé y a la mamá a una serie de riesgos que comprometen su salud.

 

En ocasiones a lo largo del embarazo y sin causa aparente, muchos doctores hablan de cesárea como una posibilidad y lo sugieren de tal forma que la pareja se haga a la idea; así pues, al ir conviviendo a lo largo del embarazo con esta idea, se vuelve tan familiar que se acepta sin mayor problema como una alternativa al momento del nacimiento.

 

Un parto respetado es aquel en que madres y padres, con base en la información recibida, pueden elegir responsablemente la forma para el nacimiento de sus hijos; cuentan con el apoyo de profesionales y centros asistenciales que consideran y resuelven sus necesidades individuales. Además, al momento del nacimiento se propicia el contacto inmediato piel con piel entre madre e hijo, continuando así la estrecha relación que ambos han sostenido durante el periodo de la gestación, ya que esto es vital e insustituible.

Agenda tu consulta en Hospital Angeles Culiacán y pregunta por las diferentes opciones y detalles al Tel 667 758 7751
Dra. Alicia Heredia tu Ginecóloga de confianza

Acerca del parto natural…

El parto natural no se relaciona con ser «valientes» ni «mártires», sino con considerar al trabajo de parto y al parto como un hecho natural. La experiencia puede resultar extremadamente fortalecedora y gratificante.

En un parto humanizado:

  • La mujer se considerada la protagonista de este maravilloso proceso del nacimiento.
  • La madre puede contar en todo momento con la compañía de su elección (pareja, familiar, amigo/a).
  • Las necesidades especiales de cada mujer y su pareja son consideradas y respetadas: se le permite a la madre deambular, comer, ingerir líquidos y elegir libremente las posiciones en que desea transitar su trabajo de parto, sin obligación de estar acostada o en posición de litotomía.
  • No se realizan intervenciones rutinarias por demás obsoletas y sin base científica que las justifique.
  • Se siguen las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) para la atención del parto y el uso racional de la tecnología.
  • Madres, padres e hijos, cuentan con la intimidad que necesitan para iniciar su familia.
  • Se facilita un ambiente adecuado y agradable para la madre y el bebé.
  • La alta tecnología está disponible y solo se utiliza en caso de ser necesario.
  • Madre e hijo permanecen juntos, aún durante la evaluación del recién nacido siempre y cuando éste se encuentre en buenas condiciones.

¿Dónde se hace?

Siempre en un hospital. ¡Recuerda! Tu salud y la de tu bebe, son mi prioridad. En un nosocomio, se adopta un abordaje natural, y es posible tener acceso a intervenciones médicas o quirúrgicas en caso de ser necesarias, lo que lo convierte en un método mucho más seguro.

¿Cómo se hace?

Usted elige cómo desea lidiar con el dolor. Cada mujer encuentra que hay diferentes métodos más adecuados para ella. Muchas pueden controlar el dolor al canalizar su energía y concentrarse en otra cosa. Las dos filosofías de parto predominantes en los Estados Unidos y en México son la técnica Lamaze y el método Bradley.

La técnica Lamaze enseña que el parto es un proceso normal, natural y saludable, pero adopta una postura neutral respecto de los analgésicos y alienta a las mujeres a tomar decisiones informadas sobre lo que es mejor para ellas.

El método Bradley (también llamado parto asistido por el esposo) hace hincapié en un abordaje natural del parto y en la participación activa de un acompañante de parto. El objetivo principal de este método es evitar el uso de medicamentos, a menos que sean imprescindibles. El método Bradley también se centra en la nutrición adecuada y el ejercicio durante el embarazo, así como en las técnicas de relajación y respiración profunda para afrontar el trabajo de parto.

Para manejar el dolor durante el trabajo de parto, las mujeres también pueden:

  • Hipnosis, «hipnoparto»
  • Yoga
  • Meditar
  • Caminar
  • Darse masajes o contrapresión
  • Cambiar de posición (por ejemplo, caminar de un lado a otro, ducharse, balancearse o recostarse sobre balones de parto)
  • Escuchar música relajante
  • Utilizar imágenes visuales

Es admirable que tenga la predisposición y el entusiasmo de intentar un parto natural. No obstante, si resulta que el dolor es insoportable, no debe sentirse mal por pedir que le administren medicamentos, ya que estos no le ocasionaran ningún daño a usted o a su bebe. Y si algo no sale según lo planeado, es posible que tenga que adaptarse a las circunstancias. Eso no la hará menos valiente ni significa que está menos comprometida con su bebé o el proceso del parto.

¿Cuánto durará?

No existe un horario mágico para un parto. Algunas mujeres tienen a sus bebés en unas pocas horas, mientras que otras pasan el día entero en trabajo de parto. Ya sea que elija recibir medicamentos o no, el cuerpo de cada mujer reacciona de manera diferente ante el trabajo de parto.

Después del parto…

Al igual que le ocurre a cualquier otra mujer que ha dado a luz, es probable que esté exhausta y usted y su bebé deseen dormir lo más posible; puede encontrarse temblorosa y tenga frío, es una reacción natural; posiblemente sienta contracciones uterinas, en especial al amamantar, y tenga algunos dolores y malestares en la vagina y la zona que la rodea; también podrá sentirse eufórica y muy fuerte, con una abrumadora sensación de haber concretado un logro.

En general…

El parto natural es muy seguro. Sólo se vuelve riesgoso si una mujer ignora las recomendaciones de su médico o si no permite la intervención médica cuando las cosas no resultan según lo planeado. Rechazar la ayuda médica en una situación de emergencia podría poner en grave riesgo su vida y la de su bebé.

Si bien el trabajo de parto puede ser más doloroso de lo que se imaginó, puede solicitar analgesia obstétrica, con lo que cederá el dolor, esto es muy frecuente y totalmente comprensible. Dar a luz es una experiencia maravillosa y gratificante, con intervención médica o sin ella.

¡Tu bienestar y el de tu bebé, son mi prioridad!

Dra.  Alicia Heredia Salazar.
Tu ginecóloga de confianza
Miembro del Colegio Mexicano de Especialistas en Medicina Critica

Agenda tu cita al 📞 (667) 5990 210 📍 Clínica Integral Chapultepec, Agricultores 396 esquina con Blvd. Pedro María Anaya y Mariano Arista, Colonia Chapultepec

Google Maps 🗺 http://bit.ly/CICubicación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.